Símbolos Patrios de Chiapas

El Estado de Chiapas es una total aventura, debido a la cantidad de templos, palacios y montículos del Palenque y Toniná donde se cuentan historias de los antepasados Mayas. Mucho de estos templos están escondidos en la selva, resguardados por el árbol de la vida conocido como: La Ceiba, árbol que habla y recuerda la importancia de existir y de estar sobre la tierra.

Catedral de San Cristóbal de Las Casas

Chiapas se encuentra en el extremo sureste del país, en la frontera con Guatemala. El territorio de Chiapas ofrece múltiples opciones para visitar, desde hermosos ecosistemas hasta impresionantes zonas arqueológicas Mayas. A pesar de la inmensa riqueza natural y cultural del estado, Chiapas continúa siendo uno de los estados con bajo nivel del Producto Interno Bruto de México. Por su parte, en el sector industrial, se destaca la extracción petrolera de sus abundantes yacimientos y la generación de energía eléctrica gracias a las numerosas corrientes de agua superficiales localizadas en su jurisdicción.

BANDERA

Bandera de Chiapas

Actualmente se cuenta una historia de que en el año de 1999 el ex-gobernador del estado de Chiapas Roberto Albores Guillén dio su discurso de apertura en el teatro de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, decorado con banderas colocadas horizontalmente y tenía una franja verde, blanco y rojo con el escudo de armas del estado en medio. De manera, accidental se diseñó una bandera estatal que fue oficial por un tiempo. Pero, hoy en día se sigue usando este diseño y se considera bandera del estado de Chiapas. Esta bandera tiene semejanza con la de Hungría. Sin embargo, no es una bandera oficial, solo es una propuesta.

En todo caso esta bandera tiene su significado. Son tres franjas horizontales una verde que representa las esperanzas puestas del pueblo para poder tener un estado libre y soberano. La franja blanca que simboliza la unidad continua desde la fundación del estado, no solo el gobierno sino con el pueblo, sus familias y tradiciones que aún prevalecen. Y por último la franja roja que significa la sangre de los héroes nacionales.

ESCUDO

Escudo de Chiapas

En el escudo domina un amplio campo de color rojo, que significa la protección del estado por los padecimientos y todos los peligros que pasaron los primeros pobladores de la Villa de San Cristóbal de los Llanos en la invasión y colonización de la provincia de Chiapas.

En la cima de la sierra del lado izquierdo se encuentra un castillo de oro y un león rampante de oro junto a él, que expresa la vigilancia, autoridad, devoción a la corona y las riquezas que posee el estado. A su vez el león apoyado al castillo simboliza perseverancia, valor y heroísmo. En la sierra del lado derecho una palma de sinople verde frutada con otro león rampante, también de oro, en memoria y veneración a San Cristóbal, santo protector de la antigua Villa Real de Chiapas. Concluyendo en el centro, las aguas del abundante Río Grande de Chiapas que representa el Cañón del Sumidero y el nombre indígena de Chiapas, Tepechiapan, que significa agua debajo del cerro (del náhuatl tepetl: cerro; chi: abajo; atl, agua, pan, río, lugar). Y la corona de Marquéz que está caracterizada por la nobleza y la excelencia.

HIMNO

Letra: José Emilio Grajales
Música: Miguel Lara Vasallo

Coro

¡Compatriotas, que Chiapas levante
una oliva de paz inmortal,
y marchando con paso gigante
a la gloria camine triunfal!

I

Cesen ya de la angustia y las penas
los momentos de triste sufrir;
que retomen las horas serenas
que prometen feliz por venir.
Que se olvide la odiosa venganza;
que termine por siempre el rencor;
que una sea nuestra hermosa esperanza
y uno sólo también nuestro amor.

Coro

II

Contemplad esos campos desiertos
que antes fueron florido vergel.
Están tristes, y mudos, y yertos,
arrasados por lucha cruel.
No la sangre fecunda la tierra,
ni al hermano es glorioso matar.
Si es horrible entre extraños la guerra,
a la patria es infame acabar.

Coro

III

Chiapanecos, la paz os reclama,
y el trabajo también y la unión.
Que el amor como fúlgida llama
os inflame el viril corazón.
Nuestro arrojo guardad, quizá un día
una hueste extranjera vendrá.
¿Quién entonces con gran bizarría
de la patria el honor salvará?

Coro

IV

Chiapanecos, unid vuestras manos
y un anhelo tened nada más:
de estimaros cual nobles hermanos
sin pensar en los odios jamás.
No haya un pueblo que sea tenebroso
en la tierra que viónos nacer.
Que de Chiapas el nombre glorioso
con respeto se diga doquier.